La Misiva Astérix

Redes sociales

Plaza de la aldea

Para los niños

Inicio >> Astérix de A a Z >> Dossiers temáticos >> La Gastronomía gala

La Gastronomía gala

Interview

Albert Uderzo :

"Por culpa de Astérix, René y yo estuvimos a punto de sufrir una indigestión de jabalí. Al principio del éxito del héroe galo, en cada recepción a la que asistíamos, ¡nos ofrecían jabalí para comer!
La gente pensaba que nos gustaría y no caían en la cuenta de que, al cabo de un rato, ya teníamos suficiente de esos pobres bichos que se cargaban por nuestra culpa.
René y yo decíamos: "¡Qué lástima que no se nos ocurriera hacer comer caviar a los galos! Nos darían caviar todos los días…" (N. del redactor: Tal como hemos visto anteriormente, este pequeño despiste fue reparado en "Astérix en la India". ¿Una invitación solapada?)
Recuerdo, en particular, una recepción para celebrar la publicación de un libro sobre Vercingetórix, en un pequeño restaurante parisino, en la que tuvimos que mordisquear (eufemismo demasiado suave) un jabalí adulto cocido al asador, del todo incomestible. No sé cómo lo habían cortado, pero ¡tenía la carne dura como una piedra!"

GOSCINNY:

"Hago un llamamiento solemne: proteged a esos pobres animales, no los sirváis más en la mesa. Porque ya he comido muchos. ¡Demasiados!"

Extraído de "LE LIVRE D'ASTÉRIX LE GAULOIS", Ediciones Albert-René.

La tribulaciones desconocidas de dos galos en la Galia

En el escenario del álbum "La vuelta a la Galia de Astérix", René Goscinny hace viajar a nuestros dos héroes "a las cuatro esquinas del Hexágono" (¡hum!) y les hace traer jamón de París (Lutecia), tonterias de Cambrai (Camaracum), champán de Reims (Durocortorum), salchichas y albondigones de Lión (Lugdunum), ensalada de Niza (Nicae), bouillabaisse de Marsella (Massilia), salchichón de Toulouse (Tolosa), ciruelas de Agen (Aginum) y, por último, vino blanco y ostras de Burdeos (Burdigala).

Pero, inicialmente, había ideado una serie de etapas suplementarias a las que tuvo que renunciar por falta de espacio (un álbum consta solamente de 44 páginas).
Por tanto, nunca hemos podido disfrutar de los chicharrones de Tours (Caesarodunum), del foie gras de Périgueux (Vesunna), del vino de Béziers (Baeterrae), del salchichón de Arles (Arelate), del melón de Cavaillon (Cabellio), de las nueces de Grenoble (Cularo), del vinagre de Orleáns (Genabum) ni del pollo de Mans (Suindinum). Y en Le Conquet (Gesocribate), la última etapa de su periplo, Astérix y Obélix tampoco tendrán tiempo de degustar las creps que se incluían en la primera versión.

Excerpt from "le LIVRE D'ASTERIX LE GAULOIS ", Editions Albert-René.

[Página anterior | Página siguiente]

Valid XHTML 1.0 Transitional